Blogia
POST-TREMOLINA

Las Perras del Infierno

Las Perras del Infierno

(Plaza de La Trinidad – San Sebastián – 16/08/06)
Volvían Las Perras a Donosti y yo decidía reincidir en uno sus conciertos tras aquél no tan fallido, como compañeros de blogosfera se empeñan en decir, primer asalto en la Casa del Guarda hace ahora algo más de un año. Entonces primó el componente humorístico-cabaretero con respecto al musical, con chiste referencial a la entonces en boga niña-pesadilla Maria Isabel, lo cual uno desde abajo lo vio como una manera más que respetable de enfrentarse a las adversidades propias de conciertos en condiciones técnicas precarias. Pero también dieron muestras de tener el suficiente morro como para sacar los colores a los Stooges vía Vulpess, de lucir ropajes que ni en Berska y de dar un concierto corto y conciso con voluntad de divertir, quizás más a sus amigos, que a los que nos dejamos caer sin más por allí, y no hacerse pesadas.
Si entonces me llevé la cartilla aprendida en formato 12” y vinilo rojo, ahora me presentaba a apenas dos filas de la línea de fuego sin haber oído ese primer album largo en Subterfuge.
Comenzaron muy bien; con Inés escondiendo su rostro tras una máscara de luchador mexicano. Como lo que sonaba era un instrumental surf supuse que eso era un homenaje (¿sería una versión o un “plagio” como dicen ellas?) a los Straitjackets. La segunda fue más rotunda aún y la que más me gustó de todo el concierto. A partir de ahí hubo un poco de todo, sus ya clásicos cuatro temas del 12” inglés , su también típica recreación del “Me Gusta Ser Una Zorra” y temas que algunos estaban mejor y otros peor, pero la sonrisas de Inés y lo bien que Barbarella toca la guitarra, porque toca bien, hacía que la balanza se inclinara hacia la benevolencia. Y además se acordaron de recrear un The Way I walk vía The Cramps que me alegró la noche. El sonido fue enfarragandose a medida que pasaban los minutos, pero volvió a mejorar con los bises preparados y con los improvisados, ya que se quedaron cortas de set y tuvieron que repetir temas para cubrir la hora que por contrato tenían que estar sobre el escenario.
Las perras solo son un grupo que pretende divertir y eso es algo que ha veces yo también olvido. A pesar de su superficie; el maquillaje, la ropa “perruna”, los comentarios “provocadores”...su música, en el fondo, no muerde. No dejan de ser un inofensivo grupo de música pop para echarse unas risas, algo que no podemos decir de mucha de la bazofia que nos rodea. Sí. Nunca van a ser tan increibles como Hello Cuca ni tendrán canciones tan chulas como las de Sibyl Vane (¡Nuevo disco en septiembre!) o las inglesas Wet Dog, pero dudo mucho que las perras las tengan a todas estas en el punto de mira. por lo que no nos pongamos serios y disfrutemos de su intrascendente artificialidad mientras duren.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

David -

Go Perras!!!

probertoj -

Supongo que durarán poco, pero yo no puedo disfrutarlas: será el horror que les cogí con toda esa megacampaña en la que parecía que iban a ser lo más mientras otros grupos femeninos mucho mejores (usted, señor Tremolina, ya ha delimitado bien las coordenadas) seguían bregando con el semi-anonimato. Sigo sin tragar con los métodos promocionales y las amistades mediáticas de la cuadra subterfuge y, al final, lo paga quienes menos deben. En fin, que me alegro que le sacase algo de jugo al inofensivo y efímero espectáculo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres