Blogia
POST-TREMOLINA

FESTIVAL DIA OCHO

<center>FESTIVAL DIA OCHO</center>

Al final he de reconocer que soy alo masoquista porque hoy me he tragado como quien no quiere la cosa los tres primeros cortometrajes de Ferrara y su ópera prima, THE DRILLER KILLER (1979). Sobre los cortos, poco que decir. Micky’s Film (1971) es un sueño paranoico sin sonido que, por decir algo, se ve influenciado por UN PERRO ANDALUZ de Buñuel. The Hold-Up (1972) es más narrativo y describe un atraco de manera algo tosca. Could This Be Love es bastante mejor y en él ya se aprecia a un Ferrara que sabe lo que busca; triangulos amorosos, a ser posible lésbicos, y personajes con secretos interiores.
THE DRILLER KILLER es una película de arte y ensayo disfrazada de rareza gore. Rodada en el Nueva York del punk y la nueva ola un pintor se vuelve loco y decide transcender el arte pictórico a base de taladrar, primero indigentes y después a toda clase de conocidos. Pues eso.

Pero bueno, nada mejor que una comedia en blanco y negro para que el cerebro vuelva a un estado normal. EVERY DAY’S A HOLYDAY (1937) es una divertida e intrascendente comedia protagonizada (y escrita) por la chica más descarada de Hollywood, Mae West. Es una pena que los subtítulos mutilaran , o como menos, suavizaran algunos de los gags. El principal, y clave de la película, es el del nombre de pila de la protagonista, “Melocotones” (en referencia a los senos de la propia Mae West), que era subtitulado como “Melocotón”, dando lugar a unas situaciones un tanto cursis que en su contexto original eran bromas subidas de tono. No en vano, Mae West fue censurada y acusada de indecente por jurados y público.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres