Blogia
POST-TREMOLINA

La intro del post anterior

La intro del post anterior

Decir casa al cuchitril de Tomenos era algo exagerado. Vivía en un bajo, pero no solo en el sentido nominal, el piso era tan bajo que sólo podía vivir él, pues los techos no medían más de metro y medio. Un arrendatario sin excrúpulos le había alquilado un trastero a precio de apartamento y allí vivía Tomenos. Tenía que agachar la cabeza para entrar, parecía la choza de los siete enanitos. "Ya sé que es pequena-decía Tomenos-, pero me sale barata y, además se adapta a mi personalidad.". "¡Barata cuatrocientos veinte euros!-le decía yo-, un trastero que no vale ni diez!".
"¡Busca algo más barato!", me decía él, y no le faltaba razón; el mercado inmobiliario se había convertido en un nido de vívoras que explotaba las necesidades de la gente a precios de usura.

Braile para sordos. Jose Mª Mijangos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

tremolo -

Ayer fuimos vilmente humillados por la inmobiliaria que nos iba a alquilar un piso en Arapiles. El viernes nos dijo que no había problemas y ayer lunes que nuestras nóminas eran demasiado bajas como para fiarse y que necesitábamos que alguien nos avalase.

GRITOS EN EL CINE MUDO -

humm...acabas de tocar un tema que seguro es una de lasbestias negras de más de uno. El alquiler, la compra, el mercado inmobiliario...que gran mentira si no fuera porque a ver donde duerme uno sin pasar frío. Si no les iban a dar bastante al 90% de los españoles, obsesionados con amasar fortunas con el ladrillo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres