Blogia
POST-TREMOLINA

Comer, Beber, Amar

Home Burger

Home Burger

Hace ya unos cuantos años en el periódico La Vanguardia sugió un debate vía cartas al director sobre los Dry Martinis a raiz de un artículo de Quim Monzó. ¿Donde se servía el mejor?, ¿cual era la fórmula más ortodóxa y cuál su desviación más acertada?. Una polémica bizantina a la par que divertida y que uno seguía con interés en la biblioteca municipal de Irún mientras consultaba lejanas ofertas de trabajo en los Paises Catalanes. Ahora mismo surge en Madrid otra pregunta, quizás menos pública y más a la hora de tomar cañas. ¿Dónde comer la mejor hamburgesa de la capital?.
Al ya clásico Alfredo’s Barbacoa y al Fast Good de Adriá le ha surgido un serio competidor en la malasañera calle del Espíritu Santo. Ha costado conseguir sitio para poder comer allí, pero el sábado se pudo completar la misión. 24 euros por jalar en una hamburgesería puede parecer un disparate, pero en Home Burger los pagé a gusto.
De primera una ensalada de mozzarella y tomate seco que estaba francamente suculenta, con el verde justo y el aliño adecuado. Hamburgesas había para dar y tomar y al final me decidí por una que incluía confitura de cebolla. Lo más sorprendente no es en sí la carne (abundante, jugosa, al punto), sino el pan. Un pan blando a la par que consistente y que aguanta entre las dos manos sin deshacerse durante lo que dura la ingesta de la hamburgesa. Y otro tanto para las patatas fritas; solo decir que son caseras de verdad, que no hay en ellas ni rastro de cngelación ni de aceite recalentado. De postre una tarta de queso de esas que dejas el plato inmaculado. Los 24 euros incluian un café y una caña.
Tercera posición en el podio, pero haciendole sombra al Fast Good, en mi más modesta opinión.
Se recomienda reservar antes de ir porque el sitio es muy pequeño y siempre parece estar lleno. También hay la posibilidad de hacerte un take away

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

De Madrid al Cielo.
Pieza nº2: Melos+Conache+Gumbo+Ardosa.

De Madrid al Cielo.<br />Pieza  nº2: <b>Melos+Conache+Gumbo+Ardosa</b>.

No todo va a ser conciertos, alcohol y despiporre. La post-tremolina y sus secuaces necesitan alimentarse. Cuatro lugares cuatro han servido de reposo del guerrero en las últimas horas.

MELOS: Nos dicen que es un clasico y debe ser verdad Mucha gente y...¡mucha comida!. La Zapatilla, así en mayúscula: una cantidad ingente de lacon con queso entre dos rebanadas de pan que rebosan por el plato y unas cremosas croquetas a unos precios ridículos. ¡Genial!. C/ Ave María, 44

CONACHE: Me lo descubrieron hace unos meses y me gustó lo que cené. Ayer pasé de la carta y me tiré al menú del día, 12 euros. Tartar de salmón y lentejas o gazpacho con fresas de primera opción y dorada al horno o muslos de pato con mostaza dulce de segundo. De postre una tarta de yuca algo sosa, salvada in extremis por el chocolate caliente, o fruta. Por el precio y por lo rico que estaba el gazpacho y el pato no puedo dejar de recomendar este sítio. Calle de Santa Bárbara, 11 , Pza. de San Ildefonso

GUMBO: Mi restaurante favorito del barrio. Como la maldición del Home Burger parece eterna, ¿nunca conseguiré sitio para cenar allí?, decidí reservar mesa en Gumbo, tercera vez en cinco semanas, ya que es imposible fallar con él cuando tienes que llevar a cenar a alguien que no conoces bien. En mi selección personal no faltaron ni los Tomates Verdes Fritos ni el Peanut Pie. Compartimos Ensalada de Espinacas, un plato con exceso de verde sin gran interés y Berenjenas Rebozadas, muy apetitosas. De segundo tuvimos de todo un poco; en mi caso un lomo de buey un poco duro, e inédito para mi paladar, un Cangrejo de Caparazón Blando Frito bastante apetitoso ante el que J. no pudo reprimir un "uhmmmm, qué bueno!"... El camarero estaba un poco empanado y confundió el lomo de buey con la chuleta de cerdo, pero el malentendido se solucionó en un periquete. Pez, 15
ARDOSA: Pese a la tentadora oferta de unos macarrones con chorizo, que espero caigan en el buche otro día de estos, al final hemos echado la mañanita en esta castiza cervecería aunque, ya ven, hemos despreciado su grifo de guiness, elmás antiguo de España, dicen, y nos hemos lanzada de cabeza a los vinitos de rioja, unos, y al vermú de barril, un servidor. Para picar, raciones de ibéricos riquísimas, unas croquetas variadas y un salmorejo que, todo hay que decirlo, no me hace olvidar el que sirven en el Alborán y que ya va siendo hora de que le vuelva a dar un repaso. Calle de Colón, 13

R.A.M.E.N.

R.A.M.E.N.

Mil y una recetas y curiosidades sobre este plato japonés en la siguiente web:
The Official Ramen Homepage
¡Qué hambre!!!

El Tigre.

El Tigre.

Para muchos Cheste, provincia de Valencia solo significa carreras de motos. Para mí, sobre todo en tiempos de canícula veraniega, es el lugar mágico en el que la empresa Sodas y Gaseosas A. Martinez S.L. llevan desde 1915 fabricando kits para la preparación manual de bebidas refrescantes como en tiempos de nuestros abuelos.
En la caja azul encontrará aquel que busque nuevas experiencias un producto en polvo para la preparación de bebida refrescante de: AGUA DE SODA SALINA
USO: en un vaso con 20 centilitros de agua, disuélvase una cucharada de azúcar, échese el contenido del sobre blanco [Acido cítrico] y a continuación el del sobre de color [Bicarbonato Sódico], agítese y bebase seguidamente.
Es un refresco muy agradable y económico

En la caja verde encontará las dosis necesarias para preparar 8 bebidas refrescantes con edulcorante tipo gaseosa. La única diferencia con la azul es que junto con el Acido Cítrico hay mezclada Sacarina, toda una orquesta química en tu paladar.

Si de pequeño nunca te regalaron un Quimicefa o tenías ramalazos de éxtaxis preparando el Tang, no dudes en buscar en tu colmado favorito este producto único e irrepetible.

NO SOLO DE INDIE VIVE EL HOMBRE

NO SOLO DE INDIE VIVE EL HOMBRE

Como complemento a la fiesta del Ondarra, la Post-Tremolina organizó unos fastos algo más privados en los que las conversaciones sobre indie canónico se intentaron desarrollar en los lugares que suelen aparecer reseñados en la sección Comer, Beber, Amar. He aquí un breve y no exhaustivo resumen de lo comido junto a posteantes de este Blog en los que por unas horas sustituimos los Platos Akiyama por los de Porcelanas Bidasoa.
1-Morgan. C/Narrica. Ya se ha hablado de él aquí. Del postre ha desaparecido la Suprema de Chocolate, pero la Espuma de Plátano con caramelo es todo un manjar.
2-Calle 31 de Agosto: Siguen siendo imprescindibles...
a) Las brochetas de gambas del bar situado entre el Gandarias y el Bikain
b) Los Hojaldres de fua con manzana de uno de los bares situados enfrente de Casa Martinez
c) El calabacín relleno de txangurro de Casa Martinez así como su pincho de bacalao.
d) Buena parte de lo que se sirve en el Bikain, sobre todo en cuanto a pintxos calientes
3-El solomillo del Gandarias hace honor a la recomendación que de él me hizo Manu Drum hace un par de semanas. Sin alardes en el acompañamiento (lo cual sirve para que el precio no se infle), pero justo en su punto. Aunque lo que me pareció increíble fué el primer plato: Unos puerros cocidos. ¡Qué buena la vinagreta con que se acompañaban!.
4-Hacía un par de años que no pisaba el restaurante del Kursaal, el del menu del día, y bueno...es una experiencia que invita a ser repetida con cierta asiduidad. Los Tortellini con almejas y daditos de tomate crudo con su sabor a cantábrico ponian las cosas difíciles al segundo plato, pero resulta que el puré de patatas que acompañaba a la merluza era tan cremoso, suave y sabroso que yo le daría la tituralidad en el nombre del plato o, porqué no, un puesto en solitario entre los primeros platos. Por desgracia no se pudo rematar la comida con la famosa torrija del señor Berasategui, agotada estaba ya cuando llegó la hora de elgir postre, y que tuve el placer de degustar hace un par de veranos, cuando aquel horror del Manifesta, en el Bodegón Alejandro.
5-Frustrado el intento de cenar en el hondarribitarra restaurante Gran Sol, y deshechada la opción de caminar hasta el Mamutzar, la cena de despedida fue en el Arraunlari, el único restaurante situado en el Paseo Butrón que merece la pena visitar. La Ensalada templada de fuá superaba a la txangurro que comí recientemente en el Koxkonta de Lesaka ya que la proporción de lechuga era la adecuada; es decir, me pusieron menos y más sabrosa. El lenguado a la parrilla me supo a gloria ya que hace mucho tiempo que he desterrado este pescado de mi dieta y solo lo consumo si lo he pescado yo mismo (o familiar cercano) o si me lo sirven en un lugar de confianza después de una malas experiencias gustativas con algunos de sus congéneres criados en piscifactoría. Si este lo era entonces es que ya han aprendido a criarlos con fundamento. Todo ello con un vino que ya creó por aquí cierta polémica; el Remelluri.

( HoY No) VaMoS a CoCiNaR CoN...JoSé aNDRéS.

( HoY No) VaMoS a CoCiNaR CoN...JoSé aNDRéS.

Korokke AKA Croqueta de Patata.
Tiempo de realización: un par de veces lo que dura el Slider de T.REX
Dificultad: Fácil; Hasta los Artic Monkeys podrían hacerlo.

Ingredientes: para hacer entre 12 y 14 Korokke

3 patatas grandes sin pelar
1 cebolla
1 cucharada de mantequilla
aceite de oliva
200 gramos de carne picada
Sal y pimienta
1 huevo
2 cucharadas de agua
pan rallado
harina

Lavar las patatas y ponerlas sin pelar (para que no absorban agua) en un cazo con agua fría. Llevar a ebullición y dejar cocer durante unos 40-50 minutos.
Pelarlas mientras aún están calientes ( es más fácil trabajar la masa de las patatas ahora que cuando se enfríen) con cuidado de no quemarse. Hacer con las patatas y la mantequilla fundida un puré

Por otro lado cortar la cebolla, picarla muy finita y dorarla en una sartén (con una cucharada sopera de aceite ya es suficiente). Cuando ya esté, se añade la carne picada y se salpimienta al gusto. Cuando la carne esté frita se retira.

Entonces se mezcla el puré de patata con la carne y la cebolla y se deja enfriar.

Las Kokkore suelen tener una forma redondeada y un diámetro de unos 6 centímetros. Lo mejor es untarse los dedos con un poco de aceite para que no se te pegue la masa al trabajarla. Se hacen la bolas y se pasan por este orden por: a)Harina. B)Huevo batido al que se le ha añadido las dos cucharadas de agua C)Pan rallado. En todas partes pone que se recomienda usar pan rallado japonés. La única diferencia con el occidental es que es de grano algo más grueso. Nada que no puedas hacer tú en tu casa usando más corteza que miga y buscando un accesorio de tamaño adecuado para tu rallador.

Se fríen las Kokkore en abundante aceite caliente y antes de servirlas se escurre el aceite sobrante con un papel de cocina.

Se pueden acompañar con zanahoria rallada a la que se le ha añadido unas gotas de Salsa Worchester (Salsa Perrins) por encima, que sirve para dar un (falso) toque oriental a este plato típico japonés inspirado en la cocina occidental. Sobre las ensaladas que acompañan a las Korokke teneis recetas para dar y tomar en internet.

También se suelen hacer planas (un centímetro de grosor y seis de diámetro) quedando con forma de empanadilla, pero yo las prefiero redondas.

Txakolí Primo

Txakolí Primo

Este finde el Porno Supremo me presentó formalmente a los Primo y hoy en el suplemento gastronómico que trae el Diario Vasco me encuentro con una reseña del Txakoli Primo. Carteles, chapas, pintadas chulas (¡Ese Brian Wilson!),cdr’s...pero esto del txakoli no lo sabía yo.



Lo que cuentan en el DV:
Directamente desde l pueblo de Zarautz se presenta el txakolí Primo, una de las bebidas que riega la cultura vasca, otorgándole calidad. En cata, su descripción es de nariz melosa y suave, con toques afrutados que se repìten en su paso por boca y alargan gracias a una acidez equilibrada. De este modo acoge las mejores características de la bebida vasca.

KOXKONTA

<center>KOXKONTA<center>

La Post-Tremolina sigue su periplo gastronómico por la geografía local. Lo que no se gasta en taxis para volver de Wild Parties se lo termina gastando en lugares como el Koxkonta, magnífico restaurante de la vecina Lesaka, simpático pueblecito situado en el Señorío de Vertiz.

Tras un rico aperitivo gentileza de la casa, “Puding a Gusto del Chef”, me decidí por la “Ensalada Templada de Txipirones y Txangurro”. La primera impresión fue algo negativa ya que había un, para mi gusto, exceso de lechuga en el plato. Hubiera preferido que el verde se hubiera combinado con una lechuga lombarda o, porqué no con unos canónigos, algo más ligero. Pero los txipirones tenían una textura y un sabor que daban ganas de no parar de comer. En un lateral del plato se hallaba situada la salsa del calamar y sobre ella dos endibias en las que flotaba la crema de txangurro y media docena de espárragos trigueros.

Al mismo tiempo las Arantxas situadas a cada extremo de la mesa daban buena cuenta de un apetitoso revuelto de hongos mientras que el Temporal se ventilaba un hígado de pato que según nos confesó sufrió uno de esos males comunes que asolan a la gstronomía mundial; el exceso de salsas. ¡Con lo delicioso que es un fuá vuelta y vuelta en la plancha sin más aditivos salvo quizás unas gotas de oporto. Unas horas antes ya habíamos vivido un crimen similar a la hora del aperitivo al probar el pincho de fuá que tenían en el Gaztelumendi (Irun); un exceso de mermelada de naranja amarga untada en la parte inferior del pan mataba todo el sabor del hígado. De momento el mejor pintxo de fua de Irún es el del Corner.

El segundo plato fue un impresionante solomillo con fua al oporto acompañado de unas inesperadas y muy bien recibidas setas del país. El solomillo tenía el punto justo, esto es, sangrante, y descansaba sobre un ligero caramelizado de frutas del bosque. No quedo ni su sombra de él.

A mi alrededor desfilaron dos cazuelitas de Kokotxas al pil-pil, una merluza rellena escoltada por cigalas y una chuleta que valía por dos.

Si el nivel ya estaba alto, el apartado de postres ya fue el acabose. La tarta de chocolate blanco con helado de mango, fuera de la carta, fue una más que acertada opción, aunque la mejor elección fue la de la blogger conocida como Nube que, vieja zorra ya en este restaurante, se pidió la degustación de postres; ¡Indescriptible!. Las mamillas tampoco debían de ser nada despreciables porque el ricitos de mi derecha repitió Kankarro.
Para terminar un café que a duras penas podía evitar que tras tan opípara comilona uno quisiera dar unas cabezadas.

Todo ello regado con vino de la rioja; Un Coto del 2001.
La relación Calidad / Cantidad / Precio (35 euros por cabeza, propina incluida) no deja lugar a dudas: **** ½ tremolínicas.

MARRAKECH

<center>MARRAKECH</center>

Nuevo restaurante en Irun que solucionará la típica pregunta de "¿Dónde cenar bien por menos de 15 euros es este asqueroso pueblo?". En el Marrakech por ese precio puedes disfrutar de dos empanadillas de carne y gambas, muy parecidas al Wan-Tu Frito de los restaurantes chinos, a un lote de cinco pinchos de carne a la brasa acompañados de pisto y patatas fritas y a un Cus-Cus con un pollo pincantón enterito. De postre té con pastas y todo acompañado de uno de los 5 vinos marroquies que tienen en la carta, de precios más que módicos (entre 7 y 8 euros).
*** 1/2 Estrellas Post-tremolínicas

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

IRUTXULO

<center>IRUTXULO</center>

¡Imposible conseguir una mesa para cenar en La Fábrica!. Supongo que la buena crítica del DV y que por 30 euros (IVA incluido) puedes cenar un sábado bastante ricamente influyó en que estuviera hasta arriba. Por suerte a su lado está el Restaurante Irutxulo, en el que por la mitad de lo que cuesta la dichosa cajita de Rhino puedes comer como un señor. La carta es un poco extraña, como de restaurante vasco de toda la vida pero con ciertos toques de exotismo, como un plato de Tempura que hay en los entrantes. Yo me decanté por las Vieiras Gratinadas con queso sobre un lecho de pasta Thailandesa. Ni que decir que estaban estupendas y que la ración, dos vieiras, era bastante contundente. La pasta Thailandesa no la había probado nunca y bueno, creo que es pasta de arroz. Muy suave, aunque quizás algo sosa en comparación con el sabor a mar del bivalvo gallego, que se presenta entero y ligeramente cocinado. De segundo un solomillo de viejo, que se presentaba en dos formatos, el más clásico, con fua y el que me tome yo con un salteado de verduras al wok que qué les voy a contar. Para acompañar todo esto qué mejor que pagar parte de la obra que Frank Gehry está haciendo para las bodegas Masqués de Riscal. No estoy seguro si era un reserva del 99 o del 2001, y como tampoco soy un personaje de Entre Copas, no sabría hacer un análisis de su calidad, pero creo que valía lo que nos cobraron por él. Los postres tampoco tienen desperdicio. SI se pasan pro aquí no lo duden y pídanse la Charlotte de Frambuesas . Por cierto...que ahora mismo me estoy dando cuenta de que...¡no nos cobraron los postres!. El café también bien, aunque eso lo tendría que evaluar el crítico gastronómico de El País.
**** Estrellas Post-Tremolinicas

UN SABADO A LA DONOSTIARRA

<center><Font color=red>UN SABADO A LA DONOSTIARRA</font></center>

1-Inolvidable experiencia gastronómica la vivida en La Perla. El comedor es precioso y la comida deliciosa. Por recomendar tres platos me quedaría con el Carpaccio de solomillo y foie con caramelo de Oporto y aceite de hongos, el Cordero, que está muy suave y jugoso, para nada grasiento, como en otros sitios y con la Torrija de vainilla caramelizada con crema de yogurt helado.
2-Souvenir en La FNAC, sitio infame para ver / oir un concierto. A ver si vuelven otra vez.
3-Plácida ye-yé y El Niño Tóxico en el Ondarra. La primera vez que me tomo unas cañas durante una de sus sesiones y habrá que recuperar el tiempo perdido porque pinchan un cancionero realmente post-tremolínico; con el primer vinilo de los intronautas presidiendo el montículo de vinilos a pinchar y con una selección que fué de Vainica Doble a 2 Unlimited pasando por Las Escarlatinas, Feria, Hidrogenesse, Cristina Percances o el Disco Rojo de Rubi.

ESTE ES EL CHOCOLATE QUE MÁS ME PONE

<center><Font color=red>ESTE ES EL CHOCOLATE QUE MÁS ME PONE</font></center>

La cita del día es de MELENDI y sirve para decirles que no dejen de probar un postre que hay en el donostiarra restaurante MORGAN (C/ Narrika) llamado "SUPREMA DE CHOCOLATE". Está de muerte; bizcocho relleno de chocolate fundido y calentito acompañado con helado de vainilla...ÑAM, ÑAM...No me dí cuenta hasta estar en el Ondarra que...¡además pinchaban Las Supremes!, con lo cual había resultado ser un postre conceptual.

Cenar en el Morgan no es barato (sobre todo si te bebes un Remelluri de a 16 euros la botella, pero es que está todo buenísimo...esa ensalada de queso de cabra es que me vuelve loco...

Le Pastie de la Bourgeoisie

<center>Le Pastie de la Bourgeoisie</center>

Hay sábados que dan mucho de sí. Uno empieza curioseando por el Elektronikaldia y termina comiendo Kebabs y viendo fotos de viajes de veranos cercanos y remotos en casa de A.&A.Y entre medias da tiempo a tomarse un café en Biarritz. El sol empieza a caer lentamente y me imagino que soy un personaje de Rohmer esperando a que un rayo verde aparezca ante mís ojos cuando sol y mar se fundan en el horizonte. Y en Biarritz es facil imaginarse este tipo de cosas. Hay un chico de pelo rizado y camiseta de rayas tocando la guitarra. A su lado dos chicas adolescentes escuchan y rien. ¿Tocará algo de Belle And Sebastian o su estilo estará más acorde con la ironía de Jacques Dutronc?. Pronto la noche empieza a caer sobre nosotros y es hora de irse, de volver a la realidad que nos espera al otro lado del Bidasoa.

Le Pastie de la Bourgeoisie

<center>Le Pastie de la Bourgeoisie</center>

Hay sábados que dan mucho de sí. Uno empieza curioseando por el Elektronikaldia y termina comiendo Kebabs y viendo fotos de viajes de veranos cercanos y remotos en casa de A.&A.Y entre medias da tiempo a tomarse un café en Biarritz. El sol empieza a caer lentamente y me imagino que soy un personaje de Rohmer esperando a que un rayo verde aparezca ante mís ojos cuando sol y mar se fundan en el horizonte. Y en Biarritz es facil imaginarse este tipo de cosas. Hay un chico de pelo rizado y camiseta de rayas tocando la guitarra. A su lado dos chicas adolescentes escuchan y rien. ¿Tocará algo de Belle And Sebastian o su estilo estará más acorde con la ironía de Jacques Dutronc?. Pronto la noche empieza a caer sobre nosotros y es hora de irse, de volver a la realidad que nos espera al otro lado del Bidasoa.

Le Pastie de la Bourgeoisie

<center>Le Pastie de la Bourgeoisie</center>

Hay sábados que dan mucho de sí. Uno empieza curioseando por el Elektronikaldia y termina comiendo Kebabs y viendo fotos de viajes de veranos cercanos y remotos en casa de A.&A.Y entre medias da tiempo a tomarse un café en Biarritz. El sol empieza a caer lentamente y me imagino que soy un personaje de Rohmer esperando a que un rayo verde aparezca ante mís ojos cuando sol y mar se fundan en el horizonte. Y en Biarritz es facil imaginarse este tipo de cosas. Hay un chico de pelo rizado y camiseta de rayas tocando la guitarra. A su lado dos chicas adolescentes escuchan y rien. ¿Tocará algo de Belle And Sebastian o su estilo estará más acorde con la ironía de Jacques Dutronc?. Pronto la noche empieza a caer sobre nosotros y es hora de irse, de volver a la realidad que nos espera al otro lado del Bidasoa.

Le Pastie de la Bourgeoisie

<center>Le Pastie de la Bourgeoisie</center>

Hay sábados que dan mucho de sí. Uno empieza curioseando por el Elektronikaldia y termina comiendo Kebabs y viendo fotos de viajes de veranos cercanos y remotos en casa de A.&A.Y entre medias da tiempo a tomarse un café en Biarritz. El sol empieza a caer lentamente y me imagino que soy un personaje de Rohmer esperando a que un rayo verde aparezca ante mís ojos cuando sol y mar se fundan en el horizonte. Y en Biarritz es facil imaginarse este tipo de cosas. Hay un chico de pelo rizado y camiseta de rayas tocando la guitarra. A su lado dos chicas adolescentes escuchan y rien. ¿Tocará algo de Belle And Sebastian o su estilo estará más acorde con la ironía de Jacques Dutronc?. Pronto la noche empieza a caer sobre nosotros y es hora de irse, de volver a la realidad que nos espera al otro lado del Bidasoa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Le Pastie de la Bourgeoisie

<center>Le Pastie de la Bourgeoisie</center>

Hay sábados que dan mucho de sí. Uno empieza curioseando por el Elektronikaldia y termina comiendo Kebabs y viendo fotos de viajes de veranos cercanos y remotos en casa de A.&A.Y entre medias da tiempo a tomarse un café en Biarritz. El sol empieza a caer lentamente y me imagino que soy un personaje de Rohmer esperando a que un rayo verde aparezca ante mís ojos cuando sol y mar se fundan en el horizonte. Y en Biarritz es facil imaginarse este tipo de cosas. Hay un chico de pelo rizado y camiseta de rayas tocando la guitarra. A su lado dos chicas adolescentes escuchan y rien. ¿Tocará algo de Belle And Sebastian o su estilo estará más acorde con la ironía de Jacques Dutronc?. Pronto la noche empieza a caer sobre nosotros y es hora de irse, de volver a la realidad que nos espera al otro lado del Bidasoa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres